Habi Hablóg
Declaro:
XML válidoXHTML válido800x600 +
RSS válidoCSS válidoNavegador digno
  Blog   Archivo   Contacto   Administración  

Acerca de

Matemático, informático, aficionado a la electrónica, friki... y otras cosas que no vienen a cuento ni pasan los filtros de palabras.

¿Queríais un blog? Ahí va.

Red antisocial

¡Me van a volver loca! 2.0
La Fragata Portuguesa

Z
¡Me van a volver loca!

Últimos posts

Aventuras vectoriales
PCW en color
Crackeo preservativo
Restaurando ROMs
Una cosa lleva a la otra

Últimos comentarios

Habi
Enrique
Javi
moroz1999
Habi

Calendario

No hay fechas.

Categorías

Chorradas
Paranoias
Posts lúcidos
Tecnoesoterismo
Yuyus

Cenas de Abj

Abj debe 7 cenas.

Frase célebre

Habi dice: el cerebro es una chapuza evolutiva, como el windows 
 
Habi dice: puedes borrarle dlls a punta pala y sigue rulando

QMSVAB

Habi - 22/08/2006 23:42:00 - Chorradas

Había una vez un yogur de fresa que se llamaba Berberecho. No es que tuviese una crisis de personalidad, es que era su nombre. Para complicar aun más las cosas, en la fábrica donde nació se confundieron y le pusieron aroma de plátano en vez de fresa, pero eso es otra historia.

Así pues Berberecho, que era un yogur de fresa con sabor a plátano, decidió un buen día salir de la nevera (que al fin y al cabo es como salir del armario, aunque sea más fresquita) y se dedicó a viajar.

Se paseó por el suelo de la cocina, toreó a las cucarachas, hizo turismo por el fregadero, saludó a viejos amigos en el cubo de la basura, hizo amistad con los botes de fabada asturiana y jugó al ping-pong con los vasos y las tazas.

Nuestro viajero amigo quiso ver cumplido el sueño de su vida, que no era más que ver un anuncio de sí mismo por la tele, así que se fue para el comedor. Encendió la tele, pero como en esa casa tenían sólo canales por satélite se veían muy pocos anuncios. Así que Berberecho, que os recuerdo que era un yogur de fresa con sabor a plátano, esperó y esperó.

Y esperó y esperó y volvió a esperar.

Al final ocurrió lo inevitable, y es que se puso pocho fuera de la nevera, y caducó; nunca pudo ver su anuncio.

A su entierro fueron las latas de sardinas, un trozo de sandía y también su mejor amigo: el medio limón reseco que habita en todas las neveras. Descanse en paz.



Post cerrado