Habi Hablóg
Declaro:
XML válidoXHTML válido800x600 +
RSS válidoCSS válidoNavegador digno
  Blog   Archivo   Contacto   Administración  

Acerca de

Matemático, informático, aficionado a la electrónica, friki... y otras cosas que no vienen a cuento ni pasan los filtros de palabras.

¿Queríais un blog? Ahí va.

Red antisocial

¡Me van a volver loca! 2.0
La Fragata Portuguesa

Z
¡Me van a volver loca!

Últimos posts

Crackeo preservativo
Restaurando ROMs
Una cosa lleva a la otra
Desbloqueando logros
Teclado en el PCW

Últimos comentarios

genocho
Victor Cortes Abad
Habi
Enrique
Dandare

Calendario

No hay fechas.

Categorías

Chorradas
Paranoias
Posts lúcidos
Tecnoesoterismo
Yuyus

Cenas de Abj

Abj debe 7 cenas.

Frase célebre

Zarith: a estas horas me comería lo que me metieran en la boca

6 6 6 6

Habi - 26/09/2006 19:41:00 - Paranoias

Nuestra historia comienza hace algún tiempo, cuando a tres amigos que se hablaban bastante por Internet pero poco en persona les asaltó una paranoia: podría morir alguno, y podrían pasar días, semanas, e incluso meses sin que ninguno de los otros se enterase. Sencillamente pensarían que no se conectaba por algo, o que no coincidían.

Así que uno de ellos, el más friki informáticamente hablando y al que llamaremos X0, decidió crear una pequeña aplicación on-line con la que se permitiese dar fe de vida. Era una página Web dentro de su propio blog en la que se podía dar fe mediante un código propio a cada persona, y a la vez se veía cuándo cada uno de ellos dio fe por última vez y cuánto tiempo hacía que lo hizo.

Y los tres vieron que esto era bueno. Así pasaron las mañanas, tardes y noches de los primeros días.

Pero con el tiempo, se fueron descuidando. Incluso la paranoica X1, que en un principio daba fe 57 veces por hora como media, se empezó a descuidar.

Ocurrió que a los 6 días, 6 horas, 6 minutos y 6 segundos de no dar fe por parte de X0 fue publicado un post extraño en su blog. Quien primero lo leyó fue la asustadiza X1, la cual, alarmada, fue a comprobar la página de fe de vida. 
Y allí tenía X0 en su entrada 6 días, 6 horas, 6 minutos y 6 segundos; pulsó el botón de recargar varias veces, porque le dio muy mal fario, pero la misma entrada seguía ahí una y otra vez. El contador de X0 se había detenido.

Aunque estaba asustada, no hizo nada para comprobar si a X0 le pasó algo. Esperó durante interminables minutos hasta que por fin se conectó X2, y le contó lo sucedido. "No puede ser nada, si ayer hablamos con él por el Messenger", dijo X2. Dos días después, tras no ver durante todo ese tiempo a X0 por Internet, X1 y X2 decidieron ponerse en contacto con él, pero su móvil estaba apagado y nadie cogía el teléfono de su casa. Así que decidieron ir los dos personalmente a su casa el fin de semana, y quedaron el sábado. Pero con todo este lío, el trabajo y otras cosas, X2 se olvidó de actualizar su fe de vida durante 6 días, 6 horas, 6 minutos y 6 segundos.

El sábado, X1 espero hora y media antes de darse cuenta de que X2 no iba a ir; y también tenía apagado su móvil. A la vuelta a su casa, se dio cuenta de que el contador de X2 también se había parado en 6 días, 6 horas, 6 minutos y 6 segundos. "No puedo ir a la policía ni a nadie, no me creerían. Y si han desaparecido, yo sería la sospechosa" pensó X1 cargada de razón. Finalmente se armó de valor y fue a las casas de sus amigos.

Allí no había ni rastro. Los buzones tenían otros nombres, los vecinos no los conocían, y en sus casas no vivía nadie desde hacía mucho tiempo. Como si nunca hubiesen existido. Tampoco estaban en las listas de personas desaparecidas, guías de teléfonos o bases de datos a las que tenía acceso.

Por un lado, la mente de X1 deseaba dejar pasar 6 días, 6 horas, 6 minutos y 6 segundos sin dar fe para ver que sucedía, pero esa idea le aterraba por otro lado. Así que decidió dar fe tan a menudo como pudiese. Sí, eso haría, y no le pasaría nada.

Pero la siguiente vez que fue a darle al botón, algo pasó: no se actualizaba la página. Tampoco decía que el código personal estuviese mal puesto o que hubiese ocurrido un error. Sencillamente, el tiempo corría, inexorablemente. Y cada vez le quedaba menos tiempo. Pulsó otra vez, y otra, y otra... en distintos momentos del día, en distintos días... pero nada.

Y así, el reloj de la cuenta llegó a 6 días, 6 horas, 6 minutos y 6 segundos.


X1 - 27/09/2006 10:29:33

Me lo temía!



L - 27/09/2006 10:51:58

¡Reactiva la aplicación! ¡Todos pensarán que he muerto!



J - 27/09/2006 11:03:38

¿Y quién te dice que no lo has hecho ya, L? 
 
De todas formas, este blog sólo lo miran 5 personas, aunque lo conozcan 7... o al menos eso me gusta pensar. En cualquier caso, ese "todos" viene grande.




Post cerrado